Buscar
  • CONSERVAGRO

Proceso de recupero de suelos con problemas de salinidad y anegamiento

Cuando nos enfrentamos a problemas de anegamiento, es importante adoptar técnicas que permitan una mayor infiltración de agua cuenca arriba, para lograr menos cantidad de exceso hídrico y anegamiento cuenca abajo. Esto permitirá moderar el ascenso de napa y la duración de este.


Es indispensable como primera medida realizar una caracterización de ambientes y poder separar lotes/zonas de acuerdo con su capacidad de uso y a los problemas que se presentan en cada uno.


Hay que pensar en una planificación protegiendo la superficie del suelo y aumentando la demanda hídrica por parte del cultivo y la capacidad de infiltración del suelo, esto se puede lograr a partir de distintas prácticas, pudiéndose mencionar: una buena cobertura de rastrojos en barbecho y por el propio cultivo en pie, en este caso es de considerar coincidir el periodo de mayor cantidad e intensidad de precipitaciones con las etapas del cultivo en la que ofrezca cobertura al suelo, de modo de disminuir la incidencia de los agentes erosivos; siembras tempranas y ciclos más largos; doble cultivo, de invierno y de verano, inter-siembra; utilizar cultivos de cobertura; mejorar las pasturas en ambientes con elevado número de restricciones, eligiendo especies y/o cultivares que incrementen la producción.


Otras prácticas son los laboreos, pudiéndose realizar laboreos de emergencia para remover el planchado, con operaciones de labranza secundaria y de post­emergencia dependiendo del momento en que se produzca el sellado superficial en relación con la implantación del cultivo. El objetivo es el de romper las costras y generar rugosidad superficial, llevando suelo húmedo a superficie, controlando, al menos en el corto plazo, el riesgo de erosión tanto hídrica como eólica. Laboreos de descompactación superficial y sub­superficial para fragmentar capas compactadas, mejorar la exploración radicular y el ingreso y movimiento de agua dentro del suelo y, el control del tránsito de equipos agrícolas y manejo del pisoteo y pastoreo animal en campos ganaderos.


La problemática de la salinización y sodificación de los suelos por efecto de las oscilaciones y composición salina de la capa freática cercana a la superficie está incrementándose en extensión e intensidad afectando en grados diversos a millones de hectáreas de tierra.


La recuperación de estos suelos se basa en la necesidad de reemplazar el sodio asociado a las arcillas y la materia orgánica por el calcio. Esto se puede lograr solubilizando el carbonato de calcio presente en el mismo suelo incrementando el contenido de dióxido de carbono a través de la actividad de las raíces y descomposición de residuos orgánicos. Cuando se recurre al sistema de recuperación utilizando plantas forrajeras adaptadas, el proceso es más lento y gradual, aunque menos costoso que utilizando enmiendas químicas que aceleran el proceso tales como el yeso. Por otra parte, las pasturas adaptadas, a través de sus sistemas radicales, mejoran la porosidad y permeabilidad del suelo, facilitando la infiltración del agua de lluvia y el desplazamiento de las sales y del sodio hacia la capa freática mantenida a una profundidad adecuada (Roberto R. Casas, 2012). Se recomienda iniciar estos trabajos cuando la capa freática se encuentre en profundidad aceptable.


Como conclusión, la evaluación y manejo por ambientes es lo ideal, poder programar con anticipación el manejo a partir de un adecuado diagnóstico. Adoptar las prácticas mencionadas garantizan buenos resultados a mediano/largo plazo por lo que el progreso y el beneficio se ve cuantificado a través de los anos. Por esto último, es que hablamos de “proceso” porque justamente los suelos que sufren este tipo de alteraciones necesitan tiempo y prácticas que ayuden a recuperarlos.

Ing. Agr. Micaela Fernandez Bedini.

8 vistas

©2018 by conservagro. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now