Buscar
  • CONSERVAGRO

Prácticas de protección de cárcavas rurales

La erosión en cárcavas es una de las expresiones de la erosión superficial, y ocupa, dentro de ésta, el nivel máximo de manifestación, que surge generalmente luego de la erosión laminar y la erosión en surcos, al aumentar el volumen de escorrentía o su velocidad.

Es importante prestar atención a este tipo de erosión por las siguientes razones: difícil y costoso control si no se realizan acciones a tiempo; elevadas pérdidas de suelo y contaminación de cuerpos de agua;afectación negativa al recurso paisajístico; pérdida de capacidad productiva de las tierras,y con ello dificultades económicas para los dependientes de ellas.


Figura 1: Cárcava en lote agrícola.

Por estas razones, es elemental prevenir la erosión a nivel predial, siendo algunas de las prácticas:


  1. La sistematización de lotes: que incluyen terrazas y canales de desagües. 

  2. Rotación de cultivos

  3. Cultivos acordes a la capacidad de uso del suelo

  4. Manejo por ambiente

  5. Uso de fertilizantes y/o enmiendas y/o correctores Agrícolas.

  6. Forestación acorde al Plan Provincial Agroforestal 2018, entre otros.


Toda práctica de manejo conservacionista de suelos obedece a tres principios fundamentales:


  1. Reducir la velocidad de escurrimiento

  2. Favorecer la infiltración del agua

  3. Crear cobertura vegetal


Figura 2: Lote agrícola construyendo terrazas para mitigar la erosión hídrica. (Gentileza de Meinardo L.)

Cabe destacar que, a nivel nacional, ya son muchas las hectáreas afectadas por erosión en cárcava, por lo que saber actuar ante ello, puede lograr detener el daño, estabilizarlo y hasta en algunos casos, recuperar la superficie dañada. En estos casos se puede realizar las siguientes prácticas:


Detener la erosión exterior: La sistematización de los predios ayuda a disminuir además de la escorrentía de agua su velocidad, logrando mayor infiltración y disminuyendo la pérdida de suelo superficial. En ésta práctica se construyen canales de desagüe empastados donde conduce el agua escurrida a velocidades no erosivas y, en algunos casos, se puede diseñar al costado de la cárcava desviando su desembocadura a las mismas (puntos críticos).


Figura 3: Cabecera de cárcava con construcción de canal que desvía la descarga de agua a la misma.

En caso que no se pueda evitar el ingreso de la escorrentía a la cárcava, es necesario realizar una protección de cabecera en cada uno de estos puntos críticos, siendo el método más eficiente el engavionado. Pero el mismo es muy costoso y existen alternativas (temporales en algunos casos) como:


Uso de silo bolsa en la entrada de cárcavas: puede utilizarse durante varios metros antes y posteriores a la caída. De esta forma se protege el ingreso y el salto del agua (que es el que genera más daño).


El uso de big bagsrellenas de cemento o piedras en la caída del agua (contra la pared de la cárcava y algunos metros posteriores), protegería la caída del agua hacia la cárcava.


Suavizado de cabecera de manera tal que se transforma el salto en una pendiente a la que se acondiciona parabolizando y protegiendo con vegetación (árboles y/o pasturas) transformándola de esta manera en una vía de escurrimiento estable.


Un canal de guarda provisorio debe impedir el ingreso de agua hasta que la obra esté concluida y la vegetación afianzada.



Figura 4: Cabecera de cárcava suavizada con bloques. (Fuente: SlidePlayer)

Emparejar el interior y exterior de la cárcava consiste en el Parabolizado y praderización, que se trata en darle a la sección de la cárcava forma parabólica para disminuir la velocidad y turbulencia. Esta práctica se aplica con implantación de pasturas para estabilizar el terreno.

Las obras que se construyen en el interior de las cárcavas para estabilizarlas y evitar el arrastre de suelo en el interior de las mismas son:


Rastrillos o presas permeables


Para su construcción se utilizan normalmente estacones y ramas. Tienen por objeto disminuir la velocidad y poder erosivo del agua, favoreciendo la deposición del material arrastrado proporcionando así protección suficiente para la implantación de la vegetación en el fondo de la cárcava. Las estacas se clavan hasta la mitad de su tamaño aproximado, y se utilizan alambres para comunicar cada estaca, generando una red. Dentro de dicha red se usan ramas o cualquier otra cosa que pueda detener el movimiento del agua, y queden ensartados en la red de alambre.


Figura 5: Barrera de estacas y ramas. (Autor: León Paláez J. D.)

Albardones


Consiste en la construcción y empastado de bordos de tierra dentro de la cárcava, ubicados en forma transversal al eje longitudinal de la misma, de modo de reducir la velocidad del agua a valores no erosivos y provocar la sedimentación de material transportado por el agua. Es fundamental la compactación y posterior fijación de los albardones por medio de la vegetación, ya que de esto depende el éxito o fracaso de la técnica.


Existen otras obras como son micros diques realizados de diferentes materiales, como rocas, madera, ladrillos, etc.


Figura 6: Micro diques de fardos y troncos, realizados dentro de la cárcava. (Autor: Carrasco Jiménez J.)

Repoblar con vegetación nativa de la zona


Consiste en la implantación de especies arbustivas y arbóreas dentro de la cárcava con el objetivo de interceptar la escorrentía para disminuir su velocidad, quitarle energía y evitar el arrastre del suelo. Además, se puede repoblar los bordes de la cárcava iniciando con especies herbáceas, luego arbustivas, y finalmente arbóreas.

Es importante tener en cuenta, que no se tratan de prácticas aisladas e independientes, sino que deben realizarse una seguida de otra, para lograr al menos, la estabilización de las cárcavas.


Ing. Agr. Melani del Valle Pepermans

Info.conservagro@gmail.com

78 vistas
  • Facebook icono social

©2018 by conservagro. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now