Buscar
  • CONSERVAGRO

Prácticas agronómicas para aumentar los rendimientos



Uno de los objetivos más buscados en la actividad agropecuaria es aumentar los rendimientos, pero es importante ser consciente de que se trata de procesos, donde la clave es trabajar conservando los recursos suelo y agua.

En primer lugar, uno de los procesos a largo plazo para aumentar rentabilidad disminuyendo costos, es realizar una buena rotación. La rotación de cultivos es una práctica de manejo que busca maximizar la productividad por unidad de superficie, optimizando el uso de los recursos.Desde la segunda mitad del siglo veinte se ha observado un continuo aumento de la producción de los cultivos, debido fundamentalmente al aumento del potencial de rendimiento de los cultivos a través del mejoramiento genético. Junto al aumento en producción se observó una pérdida de productividad de cultivos y rotaciones (Figura 1.). La pérdida de productividad se asocia a pérdidas de carbono orgánico y nitrógeno de los suelos (Silva P et al.; 2015).


Figura 1: Cambios en la productividad de diferentes cultivos y rotaciones en el tiempo Adaptado de Vlek et al., 1981


, como también en la infiltración y la conductividad hidráulica de los suelos. La rotación cereal-leguminosa no sólo es productivamente sustentable sino que también es más eficiente en la utilización del agua disponible, la cual es limitante en ambientes áridos (Silva P et al.; 2015).

La rotación de cultivos también afecta positivamente la biodiversidad del suelo, lo que produce un aumento en la cantidad de predadores naturales que pueden regular plagas y enfermedades de los cultivos, aumentar la polinización y generar simbiosis (Silva P et al.; 2015).

De esta manera, con un mejor plan de rotación, conservamos la fertilidad física y química del suelo, favoreciendo la infiltración y almacenaje de agua, disminuyendo el uso de agro insumos.

En segundo lugar, un proceso a mediano plazo es disminuir pérdidas de suelo y agua por escorrentía. Esto es importante, ya que cuando disminuye un centímetro de suelo, la soja pierde 100 kilos por hectárea, el maíz 270 kilos y el trigo 75 kilos”. Además, según distintos estudios por cada milímetro de agua por hectárea se pierden en promedio 18 kg de maíz, 9 kg de soja y 8 kg de trigo de rendimiento.

Cuando la pendiente es pronunciada, la realización de cultivos en terrazas disminuye la pérdida de suelos y agua por erosión. Se corta la pendiente a través de la construcción de bordos que frenan los escurrimientos, disminuyendo la erosión hídrica en un 90%. Para realizar estas obras estructurales, se midió que en 10 años se puede recuperar la inversión, cuando se pierden a partir de once toneladas de suelo por hectárea por año, justificándose la construcción de terrazas (Gaitán J; 2019).

La rotación de cultivos también tiene un impacto positivo en la disminución de erosión del suelo, que se genera por la cobertura del cultivo como también por la mantención de los rastrojos (Silva P et al.; 2015).


En tercer lugar, un proceso a corto plazo para aumentar los rendimientos son las tecnologías como la agricultura de precisión. Ensayo del INTA demostró que con agricultura de precisión y cultivo de cobertura se puede ahorrar hasta 60% de insumos y lograr un control de malezas del 80%.

Esta nueva tecnología surgió en nuestro país durante el año 1995, de la mano del INTA con el apoyo inicial de algunas empresas del sector privado. El concepto sobre el que se basa la agricultura de precisión es aplicar la cantidad correcta de insumos, en el momento adecuado y en el lugar exacto. Se presenta como principal ventaja que el análisis de resultados de los ensayos se puede realizar por sectores diferentes dentro de un mismo lote, y de esta manera ajustar el manejo diferencial dentro de los mismos. Este dato sólo podrá obtenerse mediante la realización de un mapa de rendimiento. Del mismo modo, podrán analizarse, el tipo y la dosis de fertilizante a aplicar, la densidad de semilla, la fecha de siembra, el espaciamiento entre hileras, etc. El uso de las tecnologías de la agricultura de precisión puede ayudar a mejorar los márgenes, a través de un aumento del valor del rendimiento (cantidad o calidad), de una reducción en la cantidad de insumos, o de ambos simultáneamente (García E. y Flego F.; 2011).



Finalmente los beneficios que brinda la agricultura de precisión son:


  1. Reducción de costos – reducción del uso de insumos.

  2. Mayores rendimientos con el mismo nivel de insumos.

  3. Mayor calidad en las cosechas debido a una mejor combinación de los requerimientos y los insumos aplicados (García E. y Flego F.; 2011).


Ing. Agr. Melani del Valle Pepermans / CONSERVAGRO


68 vistas1 comentario
  • Facebook icono social

©2018 by conservagro. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now