Buscar
  • CONSERVAGRO

Mejorar la gestión del agua, la clave para producir.


Los ecosistemas naturales y la agricultura son los mayores consumidores del agua dulce de la Tierra. Por esta razón es muy importante aprender a utilizarla de manera eficiente para promover la sostenibilidad.


Alrededor del 70% del agua potable del mundo, es utilizada para la producción agrícola-ganadera, y se calcula que habrá un aumento del 14% en los próximos 30 años debido a la gran demando mundial de alimentos. La mayor parte del recurso hídrico se usa en los bebederos comunes del ganado, y en la siembra de productos para alimentar el ganado.


Según la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura, aproximadamente el 80% de la producción agrícola se produce en secano, representando el 60% de la producción agrícola mundial. El 20% restante corresponde a producción bajo riego, y es responsable del 40% de la producción (por su capacidad de aumentar los rendimientos).


Es por lo dicho anteriormente que todos los sectores productivos se hayan en una oportunidad de mejorar la eficiencia del uso del agua de su sistema, al mismo tiempo que su producción se vuelve compatible con el ambiente. La mejor manera de realizar esto es mejorando la captación de agua en sistemas de secano, y haciendo riegos de precisión en establecimientos con equipos.



Terrazas para favorecer la infiltración del agua.


La sistematización con terrazas sembrables, es un método utilizado principalmente para evitar la erosión hídrica. Pero en los últimos años, en los que se ha buscado ser eficientes en el uso del agua, se ha resaltado la importancia del uso de estas técnicas para lograr una mayor infiltración en los lotes, con su consecuente acumulación de agua en el perfil, para ser utilizados por el cultivo a lo largo de su ciclo productivo.

Diversos estudios han indicado que estas obras, acompañadas de prácticas de manejo como una rotación acorde y un manejo del suelo adecuado, producen una mejoría en la captación del agua de un 60%, traduciéndose en aumentos de rendimiento notorios. Dependiendo de las condiciones, la inversión realizada para la construcción de estas obras se recupera en el orden de 1 a 2 campañas.


Figura 1: Lote sistematizado: acumulación de agua sobre las terrazas agrícolas.

Figura 2: Terraza en construcción.


Sistemas de riego inteligentes para cultivos extensivos


En cuanto a la importancia del agua para la agricultura puede mejorarse la utilización de este recurso mediante sistemas inteligentes de riego, que contribuyen a distribuir la cantidad de agua necesaria al momento justo que las plantas del cultivo necesitaran y así no será desperdiciada el agua de manera irresponsable.

El uso de la tecnología, acompañada de muestreos de suelos y el correcto asesoramiento técnico, pueden permitir que la maximización de los rendimientos, la disminución de los costos de riego, al mismo tiempo que la producción es sustentable. Esto se logra estimando los milímetros a regar según los ambientes productivos que puedan establecerse.


Figura 3: Pivot de riego con dosificación variables según ambientes.

La producción agrícola está influenciada por los cambios climáticos, lo que hace que la producción varíe muchísimo entre un año y otro. Las precipitaciones ayudan a estabilizar los cultivos y a desarrollarse, sin embargo la discontinuidad del agua debido al impacto climático que está viviendo el planeta, afecta gravemente al sector agrícola. Es por ello que es necesario realizar prácticas como la sistematización con terrazas agrícolas y el riego de precisión, para hacer un uso eficiente del agua, maximizando ingresos y minimizando los costos.


Ing. Agr. Emilse N. Vigliecca

0 vistas

©2018 by conservagro. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now